¿Cómo administrar una caja de ahorro empresarial?

Los trabajadores de una empresa pueden desarrollar actividades productivas con su dinero y mejorar el nivel de sus finanzas organizando cajas de ahorro empresariales.

Estas cajas son una gran oportunidad como sistemas alternativos de financiamiento, orientadas al ahorro y financiación del dinero de los participantes, en la cual éstos tienen la oportunidad de ahorrar, de esta manera formar un capital inicial y a futuro acceder a préstamos que serán orientados a financiar el ahorro en un periodo de tiempo determinado y una empresa puede organizar una caja de ahorro para el bien de sus trabajadores.

Importancia de una caja de ahorro empresarial

El ahorro es una parte importante de una vida financiera sana. Existen diversas maneras de comenzarlo y crear el hábito, una de ellas es mediante las cajas de ahorro.

Con todos los retos económicos a los que se enfrentan en la actualidad, nunca está demás tener un poco de dinero ahorrado y un fondo donde se puedan pedir préstamos seguros con intereses atractivos. Y que ese dinero que estés ahorrando crezca poco a poco, para que cuando lo llegues a necesitar tengas más que con los que se empiezan.

¿Cómo organizar y administrar una caja de ahorro? 

Una caja de ahorro empresarial funciona de forma periódica; es decir, periodo tras periodo se realiza un descuento de la nómina de los trabajadores. Esta cantidad va directo a una cuenta especial a la cuál tiene acceso una vez que se descuente el total de lo pactado para ahorrar. Además, se puede obtener rendimientos adicionales, como un poco más del dinero ahorrado por cumplir con todos los pagos. 

Junto a ello se debe tener claro de forma general que cumplen con las siguientes características para poder organizar una caja de ahorro:

  • Tanto las reglas de aportaciones, prestamos, retiros o cualquier movimiento antes, durante o después de finalizar con la caja están estipulados por una serie de reglamentos o estatutos que se firman con la institución financiera. 
  • El monto ahorrado puede equivaler a uno, dos o tres meses de salario a un interés bajo. 
  • Suelen tener multas por no aportar el efectivo mes a mes en caso de tardarse en el pago del ahorro. Asimismo, tienen la opción de descuento domiciliado, que es el descuento directo desde la cuenta de la nómina si la recibes por medio de un banco. 
  • Al final del periodo, los rendimientos pueden variar de acuerdo con las inversiones que se hayan realizado para obtener ganancias por el ahorro. 
  • Cumplen con la normativa ante la CNBV y se pueden consultar como Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SCAP, mejor conocidas como cajas de ahorro) o bancos a través de la página de la CONDUSEF.

El objetivo es reunir un ahorro y con éste se pueden otorgar préstamos a quienes lo requieran con tasas de intereses menores a las que ofrecen algunas instituciones financieras y por otro lado, se beneficia a los participantes, con rendimientos más altos que los que se pudieran lograr con instrumentos de ahorro individuales además de fortalecer lazos en la empresa y crear un plan de ahorro para los trabajadores.